El Deseado de Todas las Gentes

Cap. 86

Estando a sólo un paso de su trono celestial, Cristo dió su mandato a sus discípulos: “Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra—dijo.—Por tanto, id, y doctrinad a todos los Gentiles.” “Id por todo el mundo; predicad el evangelio a toda criatura.” 1 Repitió varias veces estas palabras a fin de que los discípulos comprendiesen su significado. DTG 757.1